jueves, 21 de abril de 2011

Dalina Flores en ocho preguntas*

Dalina Flores Hilerio es catedrática de la UANL y el ITESM y está a cargo del proyecto Biblionautas, con el que ganó el premio México Lee 2010 en la categoría de Fomento a la lectura y la escritura en otros espacios educativos. Fue becaria del Centro de Escritores de Nuevo León en 2001 y en 2010 publicó su primer libro: Historias para leer en lunes. He aquí una pequeña entrevista realizada a una de las más importantes promotoras de la lectura en nuestro país.

1 - ¿Cómo te iniciaste en la literatura?

En mi casa siempre había libros regados por todos lados, me acuerdo perfectamente de las revistas médicas en los baños, que estaban atascados de libros. Leíamos el periódico y los monitos, pero también para mis papás era como un premio. Vivíamos en un lugar donde no había librerías ni nada, entonces nos llevaban a comprar libros al D.F. y era así como “¡Ay, sí, a comprar libros!”. Las secciones de literatura infantil eran casi nulas, eran de abejas y perros. En una de esas idas, mi papá me regaló una colección de cuentos de Tolstoi y Wilde, leí el príncipe feliz y sufrí mucho, pero cómo me encantó el chisme de las historias. Para mí leer era meterme, era un poco voyerista. Así me inicié en la lectura. Después conocí a José Agustín, o sea, físicamente y sus libros. Entonces, me pareció muy interesante conocer al autor -le hice una entrevista y toda la cosa- y su literatura me parecía bien gruesa y eso te da muchísima curiosidad. Algo que me ayudó a adquirir el hábito de la lectura fue mi papá, mi papá es un gran lector y me regaló una colección de libros que leyó en la prepa y le cambió la vida: Los Pardaillan, cuenta la historia de Francia, es un drama épico, una maravilla, la recomiendo ampliamente. Eso me hizo tener muchos puntos de conversación con mi papá, por eso la literatura ha significado también una manera de relacionarte afectivamente con los otros. Así fue como me inicie en la lectura.

2 – Además de los premios ¿qué te motiva a seguir con el proyecto de Biblionautas?

¡Ay! Mira, a lo mejor suena un poco a lugar común o cursi o las dos cosas, pero la verdad es que yo creo muy firmemente que la educación es la manera de cambiar el mundo. Ya no lo podemos cambiar a balazos y, finalmente, la educación literaria nos permite tener acceso al pensamiento crítico. A nivel abstracto eso me motiva, a nivel concreto, mis alumnos. Me motiva verlos entusiasmados y comprometidos, eso me motiva.

3 – Biblionautas llega hasta comunidades como El renacimiento en García, N.L. en donde, más que un libro, podría parecer que lo que necesitan es comida en la mesa, ¿cómo afronta Biblionautas esta situación?

Los chicos que van a García son muy sensibles y les afecta particularmente ver las necesidades de la comunidad y darse cuenta de las condiciones tan precarias en las que viven muchos niños. Sin embargo, al mismo tiempo me parece que es una oportunidad maravillosa para los estudiantes de darse cuenta de cuánto puede hacer la lectura por esos niños que tienen tanta necesidad en la mirada. Así como tienen hambre real, también tienen hambre de historias, por lo que llevar Biblionautas a esas comunidades permite que los alumnos de la universidad ayuden a resolver un poco esta hambruna.

4 - ¿Es la literatura la solución a la violencia?

Sí. Creo que la literatura es la solución a la violencia. No como algo abstracto, creo que te permite desarrollar muchas habilidades porque no es lineal, es polisémica. Entonces, en ese proceso para interpretar el mensaje literario, el individuo se va haciendo más crítico, más reflexivo y eso lo lleva a profundizar en su pensamiento. La literatura no sólo te da esas posibilidades cognitivas, también te ofrece el experimentar emocionalmente situaciones que fortalecen tu carácter. Otra de las características de la literatura es que es muy vívida, dice Rosenblatt que la literatura te permite vivir experiencias vicarias, o sea, representaciones que se hacen realidad en ti. Eso te lleva a experimentar la realidad del personaje aunque tú no la estés viviendo y te deja ampliar tus horizontes y ser más abierto para tolerar circunstancias diferentes y, cuando esto ocurre, no para tolerar, para respetar a los otros, podemos contribuir a acabar con la violencia.

5 – Biblionautas trata sobre acercarse a la literatura mediante el juego, ¿qué opinas de la campaña del Consejo de la Comunicación para promover la lectura que utiliza a personalidades de la televisión como Ingrid Coronado y Fernando del Solar y que lleva el lema “Leer es divertido”?

Yo tengo dos teorías: una es que los empresarios se han sensibilizado y creen que la lectura es el medio para acabar con la violencia. Sin embargo, yo creo que la lectura no se enseña como una campaña publicitaria, probablemente eso llegue a incrementar la venta de libros. “¡Cool, es buena onda!”, pero leer no es ir a comprar un libro, es un proceso mucho más complejo que se debe desarrollar integralmente, es una actitud frente a la vida y éstas no se enseñan en un comercial de televisión y, si a la gente no le interesa, por más que te lo diga Brad Pitt, no lo va a consumir. Otra, es que habría que preguntarse qué otros planes tienen estos medios que quizás quieren echarse a la bolsa a los intelectuales y decir “Oh, mundo intelectual ¡también nos interesa la lectura! así que, cuando este mundo esté en las últimas, no nos echen la culpa a los capitalistas de que esto no funciona”. Es una manera de lavarse las manos.

6 – Dalina como autora, ¿cuándo habrá Historias para leer en martes?

A mí me ocurrió algo muy raro, yo empecé a escribir para curar mis afectaciones personales. En ciertos momentos de mi vida viví cosas muy fuertes y entonces la escritura significó como la manera de vengarme, de decir “aunque me hiciste daño yo soy más fuerte” así que, como terapia me sirvió muchísimo, pero a la gente le empezó a gustar e incluso tuve una beca del Centro de Escritores aquí en Monterrey en el 2001. El problema es que se tardó 10 años en publicarse, el último cuento que escribí fue en 2001 y se publicó en 2010 el libro. Y pues, mucha gente sí me dice “Ay, las Historias para leer en martes”. Estoy en un taller ahorita y llevo 3 páginas porque no tengo nada que decir. Es muy triste, yo siempre he relacionado la escritura con el dolor, entonces, cuando eres feliz, tu vida se resuelve dentro de esa felicidad y es como una mordaza. No tengo qué escribir. Tus textos pueden ser muy alegres, pero, finalmente lo escribes bajo el influjo de ese estado anímico. A lo mejor es muy cliché, pero no me salen las palabras. Estoy en ese proceso.

7 – Un nuevo ciclo está a punto de comenzar para los Biblionautas y para Dalina, así que surge la pregunta obligada ¿qué retos y proyectos vienen para este año?

Mi proyecto personal más próximo es defender mi tesis doctoral y ya. Para Biblionautas hay muchos proyectos. Estoy trabajando con Irma Pérez en el diseño de un taller integral de sexualidad y literatura para padres e hijos donde vamos a desarrollar contenidos de sexualidad que puedan ser compartidos para que haya una relación más abierta en torno a la este tema a través de la literatura. Están también las Campañas Biblionáuticas, que se trata de llevar pequeñas lecturas a donde se pueda y a donde se dejen dentro del ámbito escolar universitario. Está en puerta también un círculo de autor de García Lorca** que pretende culminar con una lectura teatralizada de una de sus obras y, pues, seguir con los niños, cada vez hay más gente interesada, así que auguro que vamos a tener un público muy amplio.

8 – ¿Algo más que quieras agregar?

Creo que Biblionautas es un proyecto muy interesante, pero ya no por el proyecto mismo, sino por la gente que se está acercando a él. Cada vez hay alumnos más comprometidos que están dando algo de ellos desinteresadamente y eso es maravilloso porque en este mundo capitalista, en el que nos han enseñado que la competencia es el camino, de alguna manera estamos viendo actitudes muy altruistas que creo que nos van a permitir construir una sociedad más justa y solidaria.

*Esta entrevista se realizó a principios de año, pero por alguna u otra razón, no había salido.

** El círculo de autor ya finalizó. Concluyó sus actividades con una lectura dramatizada de "La Casa de Bernarda Alba" que obtuvo una recepción positiva por parte del público.

3 comentarios:

Míkel F. Deltoya dijo...

Tan grande Dalina, no necesitas conocerla demasiado para saber el increible ángel que carga, y ese tremendo amor por las letras.

Manuel Gómez dijo...

Dalina no tiene ángel; tiene duende.

Caracola Mágica dijo...

Dalina tiene Dalina y eso es más que ángel o duende.